CHILE: ESPACIOS PARA LA PROPAGACIÓN DEL CONFLICTO. ESPACIOS PARA LA GUERRA.

CHILE: ESPACIOS PARA LA PROPAGACIÓN DEL CONFLICTO. ESPACIOS PARA LA GUERRA.

 

“En este sentido, entendemos que los Centros Sociales Okupados constituyen una importante parte de espacios concretos donde se practican relaciones sociales que rompen el molde impuesto por el Estado, que escapan de ese orden para constituirse a modo de espacios liberados autogestionados, mas allá de lo físico (finalmente se encuentran dentro de territorio estatal y por ende bajo control policíaco) y altamente simbólicos, lo que permite su reproducción y reedición tras cada desalojo (¡”un desalojo, otra okupación”!). Es la negación de la propiedad, es su destrucción y apertura a una ocupación colectiva que tiende al bien común no solo de sus participantes, sino que desborda sus muros para ejemplarizar un modo organizativo que se desarrolla en la cotidianidad y se multiplica en los ímpetus no domesticados de quienes no solo sueñan con la libertad, sino que deciden experimentarla.
Y estos espacios se multiplican, lo que no es casual, ya que responde a la necesidad de las personas de establecer relaciones sociales igualitarias, solidarias y cooperativas. La confianza que se tenía anteriormente en los partidos y en jefatura de izquierda, fue y es traicionada por la conformación de mafias reproductoras del orden social autoritario, por lo que esta confianza (que expresa la necesidad social) hoy se plasma en el Grupo de Pares, en el Grupo de Afinidad, ese que establece relaciones cara a cara, basadas en la honestidad, el autocontrol y la autodisciplina”.
(Comunicado “A los compañeros Okupantes y los inevitables mirones varios”. Columnas Armadas y Desalmadas Jean Marc Rouillan, Caravanas Iconoclastas por el Libre Albedrío, Federación Revuelta – Grupo Antonio Ramón Ramón)

Cuando hablamos de lucha multiforme contra la dominación, necesariamente hablamos de diversos elementos que se combinan para confluir en un horizonte común. Así cada elemento, cada instancia, cada gesto, contribuye -con sus particularidades, énfasis e intenciones- a fortalecer y ampliar, tanto nuestras perspectivas, como nuestro radio de acción.

Cuando nos nutrimos, avanzamos e indudablemente crecemos, haciendo de esa combinación de elementos el fuego que nos invita a persistir contra la dominación, tanto en resistencia como en ofensiva.

Una de las tantas formas donde se nutre la lucha es en los espacios antiautoritarios donde se difunden y colectivizan posiciones, ideas/prácticas anárquicas. Lugares o instancias donde se comparte el conocimiento y la experiencia, donde se agudizan los sentidos y se afilan ideas, de forma desjerarquizada y sin el afán de homogenizar visiones.

La intención es compartir y colectivizar, luego ver lo nuevo que emerge con más fuerza. Así se multiplican las ideas/prácticas de combate.

Históricamente lxs antiautoritarixs han buscado encontrarse con más compañerxs, de ello nos hablan los innumerables ateneos, las jornadas de discusión, los encuentros contraculturales, etc.

Se necesitan espacios o instancias en guerra, que no quieran convivir ni coexistir con la autoridad. Lugares y situaciones donde confluir entre compañerxs que no necesariamente se conocen, con quienes confrontar análisis, tensionar ideas y construir afinidades.

Estos espacios/instancias son vistas para nosotrxs casi como trincheras, donde vamos asegurando el terreno de los valores y las prácticas de confrontación y donde visualizamos el avance con la determinación clara y tajante de no retroceder jamás.

Los espacios, ya sea lugares físicos o actividades puntuales que podamos levantar/crear, están llamados a dar lo mejor de sí, están llamados a romper con el contexto de pasividad y desbordar los límites normados por el poder, así mismo están llamados también a no crecer como burbujas completamente alejadas del pulso de la guerra.

Lo que emerge entre compañerxs anárquicxs no es el deseo de constituirse en una alternativa al mundo del capital y de la autoridad, porque lo que en verdad se busca, es propagar la energía que socave las bases de la dominación, ansiando y activando su caída.

Las actividades antiautoritarias son el reflejo de cuanto vamos tensionando en diferentes planos de la vida, así entonces también buscamos romper la línea entre quien levanta/convoca la actividad y quien asiste o la “consume”, porque entendemos que entre todxs lxs presentes le damos vida y pulso a lo que vaya ocurriendo.

No creemos en los consumidores o espectadores de actividades ácratas, donde se va a pasear o a desfilar para ser visto en una especie de pasarela. Cada uno de nuestros gestos se enmarcan en la ruptura con la decadencia del mundo de la autoridad y aquello no es un producto que ofertamos al mejor postor.

Hablamos de encontrarnos, entre compañerxs, porque los espacios, las instancias, las actividades se levantan para difundir la idea Anárquica, irrumpiendo y contagiando, propagando nuestra peste negra.

Así nos hacemos fuertes y crecemos, cualificándonos colectivamente, porque no nos basta que nuestras críticas o golpes sean certeros, sino que además buscamos que aumenten en cantidad, que no sean llevados a cabo por solo un grupo de afinidad.

Quizá algunxs compañerxs, de acuerdo a sus proyecciones y propuestas decidan no asistir determinados lugares o espacios… y seguiremos siendo parte de la misma fuerza contra la dominación, en la medida en que confluyamos en la ofensiva y desborde al poder.

No hay un mausoleo, ni un lugar específico por donde haya que transitar o asistir para “ser” antiautoritarix, lo que define nuestro ser anárquicx no es el lugar por donde “pasemos”, sino la voluntad capaz de materializarse en actos concretos por la Liberación Total.

La multiformidad de senderos en la lucha contra el poder nos nutre y nos habla de la importancia de ser capaz de reconocernos como compañerxs y fraternamente, porque ningún sendero vale más que otro.

Sería un error menospreciar a los espacios o considerarlos por fuera de la confrontación, como si se trataran de simples juegos o pantomimas de lucha, negando el aporte que significa la acción de propagar y hacer trascender las ideas y valores anárquicos.

Hay voluntad de guerra, hay fuerza y osadía en el acto de levantar puntos de encuentro para combatir la pasividad y el silencio servil a la autoridad. Esa voluntad es una amenaza y por ello el poder ataca nuestros espacios, buscando aniquilar y frenar el avance de las posiciones de ofensiva.

Aquello lo asumimos sin victimismos o lamentaciones, sino con el orgullo de sabernos/sentirnos un peligro no solo para el poderoso de turno, sino que para el germen mismo de la dominación. Y cuando ese ataque ocurre, nuestra respuesta multiforme y colectiva debiese hacer de la solidaridad un rugido que continúe propagando el conflicto…

Ni silencio, ni renuncia… que nada acabe.

A multiplicar los espacios en guerra contra el poder.

Revista Contra Toda Autoridad #2
__________________________

contratodaautoridad[@]riseup.net
https://contratodaautoridad.wordpress.com

INTERNACIONAL NEGRA EDICIONES PUBLICA FOLLETO DE CONSPIRACIÓN DE CÉLULAS DEL FUEGO.

INTERNACIONAL NEGRA EDICIONES PUBLICA FOLLETO DE CONSPIRACIÓN DE CÉLULAS DEL FUEGO.

 

El presente texto que editamos y difundimos es una invitación/propuesta de lxs compañerxs de Conspiración de Células del Fuego (Grecia) para generar y potenciar la tendencia anárquica que abre paso a la libertad aquí y ahora, combatiendo toda forma de poder y criticando el rol de quienes con su silencio, comodidad y pasividad perpetúan en sus vidas las relaciones de poder y autoridad.

A partir de la iniciativa del “Diciembre Negro” (2015) lxs compañerxs difunden este texto a comienzos de enero de 2016, evaluando la experiencia y proyectando nuevos horizontes de agitación anárquica a través de una propuesta para convocar a las individualidades y grupos que se identifican con las tendencias “herejes” de la anarquía (anarco insurrectxs, anarco individualistas, anarco nihilistas), para encontrarse en la discusión y en la acción ofensiva multiforme contra el mundo de la autoridad.

Junto al interés por la difusión anárquica, internacionalista y solidaria con lxs compañerxs presxs, nos motiva la revitalización del proyecto editorial Internacional Negra, lanzado el año 2012 por lxs compañerxs de Conspiración de Células del Fuego, con el objetivo de contribuir a los debates teórico/prácticos para la red internacional de individualidades y grupos anárquicxs que buscan hacer de sus vidas un peligro permanente para la opresión existente en este y cualquier orden social.

Incluimos en este folleto la presentación original del proyecto editorial Internacional Negra que en 2012 difundieron lxs compañerxs de Conspiración de Células del Fuego.

De la lectura…a la complicidad.

AUTONOMÍA, ACCIÓN,

SOLIDARIDAD E INTERNACIONALISMO

CONTRA TODA FORMA DE AUTORIDAD

Ediciones Internacional Negra.
internacionalnegraediciones[@]riseup.net

 

Descargar folleto

MÉXICO: REVISTA REGRESION Nº 5

 MÉXICO: REVISTA REGRESION Nº 5

 

Índice:

-Editorial (Por Chimalitztli)

-Selknam: Salvajes del Sur (Por Tierra Maldita)

-Funeral Nihilistico: Aniquilación de la vida (Por Nechayevshchina. Traducido por Espíritu Tanu de la Tierra Maldita)

-Cazadores nocturnos (Por Criminelle et Sauvage)

-Lecciones dejadas por incendiarios (Por Asilvestrado)

-“Salvar el mundo” como una de las más altas formas de domesticación (Por Chahta-Ima. Traducido por Xale)

-Cronología Maldita (Por Grupo Archivístico Öme)

-Haciendo Peróxido de Acetona (Traducido por Ghoul)

-En la sangre (Por Matar o Morir Ediciones)

 

Click en la imagen para descargar

CREATIO EX NIHILO – SÉPTIMA EDICIÓN

CREATIO EX NIHILO – SÉPTIMA EDICIÓN

«Deseo, de igual forma, sin distinción alguna, para todos vosotros, la muerte. Y para mí, deseo de igual forma la libertad de un abortado, del ser no-nato. Sin el lastre abusivo del pecado, del crimen, de la pestilencia de la Era de la razón.

Y, cuán más alto deseo. ¡Celebrando el ocaso del milenio de la sobrepoblación! Somos la más perversa de las plagas, enviada por el Altísimo desde el reino de los Cielos, con el fin de colonizar la existencia, de aquellos, los ingobernables, los animales, los ríos, las plantas, la Tierra. Así, nos hizo a su imagen y semejanza, por y para Dios, para domesticar lo indomesticable, para colonizar lo ingobernable, poniendo en marcha la primera de las inquisiciones, el primer holocausto. De todo ello, culpable es el hombre. Culpables desde que nacemos, cada nacimiento es un nuevo crimen, cuyo horror es ovacionado. ¿Por qué no nos ponemos de acuerdo, para auto-exterminarnos los unos a los otros?».

 

232Click en la imagen para descargar

«DESTRUIRLO TODO» – LIBRO MALDITO DE LA ANARQUÍA

«DESTRUIRLO TODO» – LIBRO MALDITO DE LA ANARQUÍA

 

DESTRUIRLO TODO

«Al abandonar Rusia, decidió fabricarse un retrato a medida de los históricos conspiradores al estilo de los carbonarios o los jacobinos franceses. Casi todo era fruto de una gran falsificación; aseguró que provenía de una familia de intelectuales, pero en realidad su padre era camarero y pintor de brocha gorda y su madre hija de campesinos siervos. Tenía la fuerza y la arrogancia, pero carecía de ejército. El clima en San Petersburgo debió parecerle insuficiente y sin el ardor guerrero con el que soñaba: ¡Después de los decembristas todos se abandonaron a las teorías!, afirmó más tarde. Además, antes de partir hizo correr el rumor, gracias a una nota escrita de su puño y letra (que dijo haber sido arrojada desde un vehículo policial, algo por supuesto falso, de que había sido detenido, acusado de actividades conspiradores y conducidos a una cárcel secreta. Nechayev, de este modo, se forjaba en su país una reputación de peligroso líder de la facción más extremista de la juventud revolucionaria. Su intención, sin embargo, era llegar hasta Ginebra rodeado de este halo de secretismo y notoriedad para conocer al gran líder del anarquismo, el hombre considerado como príncipe de la bandera negra, Mijaíl Bakunin.

«¡Y empezará la revuelta! Se armará un follón como todavía no se ha visto en el mundo… Se cubrirá de tinieblas Rusia, llorará la tierra por los antiguos dioses… Bueno, nosotros pondremos en su lugar… ¿a quién?… ¡A usted (Stavrogin), a usted!»

Su fama le precedía. Bakunin, tras pasar doce años en cárceles de Austria, Rusia y Siberia, había logrado escapar y alcanzar territorio japonés. Allí, tras una odisea en la que vivió escondido y fue socorrido por sus contactos, viajó hasta San Francisco, donde llegó en el otoño de 1861. Nada más pisar suelo americano, escribió a su gran amigo y colaborador Herzen, que vivía en Londrés, anunciándole que lo más rápidamente que le fuese posible iba a encontrarse con él. Allí estaba otro de sus fieles amigos, el incansable Ogarev. No había tiempo que perder y Bakunin, una vez que desembarcó en el puerto de Liverpool, tomó el primer tren hacía la capital, irrumpiendo en la casa de Herzen justamente una noche del año nuevo, cuando todos estaban cenando. «¿Qué? ¡Os estáis convirtiendo en unas otras!, exclamó Bakunin nada más hacer su aparición y contemplar la tranquila escena. Es malo estar echado. ¡Arriba! Tenemos mucho trabajo», concluyó. Herzen, en Mi pasado y mis pensamientos, recordó la impresión que le produjo el reencuentro con el gran luchador anarquista: «En nuestro seno, Bakunin se recuperó de nueve años de silencio y soledad. Discutía, predicaba, daba órdenes, chillaba, componía, organizaba, exhortaba, el día entero, la noche entera, las veinticuatro horas. En los breves momentos de reposo se abalanzaba sobre su escritorio y, tras limpiar de ceniza de tabaco un pequeño espacio, empezaba a escribir cinco, diez, quince cartas Semipalatinsk y Arad, a Belgrado y Constantinopla, a Besarabia, a Moldavia y a la Rusia Blanca. A mitad de una carta tiraba la pluma para refutar a un reaccionario dálmata y, sin terminar su discurso , la cogía nuevamente para seguir escribiendo. Esto le era, naturalmente, más fácil cuando escribía sobre un mismo tema. Su actividad, su ocio, su apetito, como todas sus demás características -tales eran su gigantesca figura y su continuo sudar- eran de proporciones sobrehumanas, e incluso, ya viejo, se conservaba como un gigante de leonina cabeza y despeinada melena».

«Toda situación extremadamente vergonzosa, completamente degradante, detestable y, sobre todo, ridícula, en que me he hallado en mi vida ha despertado siempre en mí, junto con una cólera desmedida, un deleite indescriptible»

En Marzo de 1869, provisto de un pasaporte falso, Nechayev cruzó la frontera y nada más llegar a Ginebra contactó con Bakunin. «Era una abrumadora y sin par combinación de fanático, fanfarrón y maleducado», afirmó E. H. Carr. Jugaba sobre seguro; la prodigiosa habilidad para fantasear e imaginar grupos secretos inexistentes o para afirmar que se trataba de gigantescas organizaciones clandestinas potencialmente devastadoras, hizo que Nechayev, en plena confidencia entre camaradas, le confesase que había llegado hasta Suiza con una misión: en calidad de representante de lo que llamó el Comité Revolucionario Ruso, con sede en San Petersburgo, que estaba preparando los días previos a la insurrección en aquel país. (Todo apunta a que ésta potente organización era una farsa. Sin embargo, existe algún autor que sostiene que en San Petersburgo Nechayev contó con una sólida organización secreta que llegó a tener aproximadamente cuatrocientos militantes, repartido entre estudiantes de distintas facultades, lo cual desmentiría la opinión mayoritaria que sostiene que todo se debió a un deliberado fraude que tenía como objetivo ganarse ante Bakunin una reputación de revolucionario profesional) La revolución necesitaba de Bakunin.

La impresión que le causó al mítico líder fue formidable; Bakunin, que sentía que su tiempo se consumía pero que no había perdido un ápice de su arrolladora fuerza, vio en aquel chico un heraldo, la señal de que por fin el viejo mundo se precipitaba hacia su ocaso. Bakunin, absorto y fascinado, creyó cuanto decía. En el fondo son muy similares, aunque Nechayev es mucho más joven. Se ha fraguado su carta de presentación a base de mentiras, creándose una leyenda: la leyenda de que con él la revolución es posible. Y, con ello, pide ayuda a Bakunin para hacer la revolución. Y Bakunin muy despegado de la realidad rusa le cree. Lleva demasiado tiempo e Suiza, y la gente de la que se rodea, como Zhukovski, Ogarev o Utin, ya son muy europeos. Su imaginación es tan intensa como de la que siempre hizo gala Bakunin. Pero en él esa imaginación está teñida de una sensación profunda de fraude. Ciertamente su abnegación y su ciega dedicación a la causa producen una imagen de revolucionario romántico, que ningún revolucionario contemporáneo podría soñar con poseer, con lo cual, al menos, tienen garantizado su personal Olimpo en la mística revolucionaria. En sus cartas Bakunin le llama «Boy» (aún recordaba algunas palabras en Inglés de su estancia en Londrés), firmando él mismo con el nombre femenino de Matrena (en un momento dado, Bakunin advierte:

«El Boy debe permanecer ajeno… Procurará espiarte, sonsacarte… No te dejes aprisionas en sus redes. Engañale sin escrúpulos… ¡Guárdate del Boy! […] No es un canalla, pero cuando cree actuar en provecho de la causa, nada le detiene. Introducido en tu intimidad, te espiará, te calumniará, abrirá tus cajones, leería tu correspondencia, y cuando una carta le pareciese interesante, es decir, comprometedora, no vacilará en robártela. Si le presentas a un amigo, inmediatamente se prepondrá enemistaros. Su primer móvil es siempre sembrar el odio y la discordia. Si tienes una hija o una hermana intentará seducirla, hacerle un chico para arrancarla a las leyes morales de la familia e inducirla a un protesta revolucionaria contra la sociedad, Su única excusa es su fanatismo.: ha identificado completamente su propia persona con la causa de la revolución. Es un gran ambicioso, pero no un egoísta atento al medro personal, porque lleva una vida de mártir, de privaciones, de trabajo. Cuando hay que servir a la causa, no vacila ni se detiene ante nada. Es un fanático abnegado, pero al mismo tiempo un fanático peligroso».

El revolucionario nato que siempre fue Bakunin, su llama, arde con inusitada intensidad. Ya sueña con una revolución en Rusia. El cariño y afecto que le inspiró, generó una de las alianza más célebres de toda la historias de las ideas. Ambos, metidos de lleno en un enorme frenesí, en los siguientes meses redactaron cerca de una docena de manifiestos, cartas y panfletos destinados a sus camaradas revolucionarios del mundo entero. Tan sólo un mes más tarde de la aparición de Nechayev, un exaltado Bakunin confesaba por carta a su colega Guillaume lo siguiente: «Tengo aquí conmigo a uno de esos jóvenes fanáticos que desconocen las dudas, que nada temen y que han decidido de modo absoluto que muchos, muchísimos de ellos, deberán perecer bajos los golpes del gobierno, pero que no por ello se detendrán, hasta que el pueblo ruso se rebele. Son magníficos estos jóvenes fanáticos, creyentes sin dios, héroes sin palabrerías».

La confianza y fe que Bakunin depositó en él fue tal que le entregó una tarjeta que debía servirle como salvoconducto, un documento gracias al cual todos los revolucionarios del mundo deberían acudir en auxilio de Nechayev (esconderlo, protegerlo, financiarlo); la tarjeta se convirtió en uno de los grandes misterios de la historia de los grupos armados, las sociedades secretas conspirativa y el terrorismo, ya que decía lo siguiente: «El portador de éste documento es uno de los representantes acreditados de la Sección Rusa de la Alianza Revolucionaria Mundial. Num. 2771». Junto a la firma de Mijaíl Bakunin, llevaba estampado el nombre de Alianza Revolucionaria Europea. Comité Central. No existe prueba alguna de la existencia de ésta sociedad secreta, ni por supuesto del Cómite Revolucionario Ruso, pero desde entonces, escritores, historiadores e investigadores se han hecho la misma pregunta: ¿existirían acaso otros 2770 miembros que, repartidos por todo el mundo, conspiraban para la victoria final?

«Yo amo la belleza. Soy nihilista, pero amo la belleza. ¿Acaso los nihilistas son incapaces de amar la belleza? Lo que no aman son los ídolos, pero yo a un ídolo. ¡Usted es mi ídolo […] Usted es el hombre que necesitamos […] Usted es mi caudillo, mi sol, yo soy su gusano».

Nechayev era intenso, arrogante y astuto. A Herzen, que lo visitó por aquellas fechas, le causó un gran desagrado su actitud fanática y despreciativa. No todos pensaban lo mismo, Ogarev, en cambio, se hallaba completamente seducido por Nechayev. Herzen, en absoluto se sentía solidario con aquel nuevo movimiento de jóvenes nihilistas que él, indirectamente, había inspirado; su furia contra el viejo mundo era de otra clase y su famosa frase «la aniquilación de lo viejo es el engendramiento del porvenir» no tenía nada que ver con la dinamita y el terror. A los ojos de esos jóvenes, Herzen y tantos otros (Bakunin incluido) se había vuelto blandos y viejos. Los veían como un grupo de apóstoles, fanáticos y fanfarrones.

A pesar de la desconfianza que generaba el recién llegado, poseía un intenso carisma y una inusitada capacidad de convencimiento. Era taxativo, recio, sin atisbo de humor, prefigurando en sí mismo la crudeza de la revolución venidera. Junto a Bakunin, aseguraba estar sellando el futuro de la humanidad. Herzen, sobrecogido, vio a su viejo colega fuera de sí, más agitado que nunca y al borde del colapso. Muchos advirtieron a Bakunin de la vertiginosa etapa en que se hallaba y del riesgo que implicaba deslizarse por la pendiente junto a su nuevo amigo. Fue entonces cuando vio la luz El catecismo revolucionario, uno de los documentos que, a modo de manifiesto político sobre el estilo de vida del revolucionario profesional y su estrategia política, ha pasado a la historia como uno de los textos más violentos y amorales de todos los tiempos. Un libro maldito, excesivo, el texto fundacional de una nueva religión. Para el historiador libertario Paul Avrich «constituye la mayor declaración de un credo revolucionario que ha ocupado, durante más de un siglo, un puesto prominente en la historia revolucionaria». Peter Marshall, por su parte, en su libro A History of anarchism, lo califica como «uno de los documentos más repulsivos en la historia del terrorismo», sirviendo de inspiración a figuras clave en la historia del terrorismo contemporáneo como el alemán Johann Most, que lo reimprimió y difundió poco después, justo en el momento en que estaba introduciendo innovaciones a la violencia revolucionario, como la carta-bomba (Johann Most merecería un libro entero, sin duda. Most, en su perfeccionamiento y puesta a punto del terror, imaginó bombardeos contra sus enemigos desde el aire. Un puñado de activistas, a bordo de dirigibles, lanzarían bombas sobre las cabezas de reyes, zares y aristócratas. En su periódico Freiheit -5 de mayo de 1883-, aseguró que este tipo de acción podría realizarse en el transcurso de desfiles militares. Según él, sería imparable. El asesinato de Ivanov le dio también algunas ideas sobre qué hacer con los chivatos: «Cuando seamos más fuertes, actuaremos contra ellos; un partido en guerra no puede tolerar traidores en sus filas. Que se vayan al diablo las posturas pusilánimes, falsamente humanitarias. ¡ Viva el odio! ¡Viva la venganza!»).

Del viejo mundo no debía quedar piedra sobre piedra. Precisamente, esta fue una de las etapas más extrañas en la trayectoria de Bakunin, quien hasta ese momento no había expresado una fe tan extrema en la violencia revolucionaria. Tres años antes de la publicación de El Catecismo revolucionario, había escrito otro catecismo, El Catecismo nacional, en que reconocía que «en el inicio (cuando el pueblo, con justa razón, espontáneamente se vuelve contra sus torturadores la revolución será aparentemente sangrienta y vengativa. Pero en fase no durará mucho y nunca degenerará en un terrorismo frio y sistemático… Será una guerra, no contra hombres particulares, sino de entrada contra las instituciones antisociales de las cuales sus poderos y privilegios dependen». En su último punto, adelantaba una de las ideas constantes en el pensamiento de Bakunin: «la sociedad secreta internacional. En el sentido de prepararse para esta revolución será necesario conspirar y organizar una fuerte asociación secreta coordinada por un núcleo internacional». ¿Fue este el antecedente de la pretendida, aunque ficticia, Alianza Revolucionaria Europea, que tenía hasta su propio (y también ficticio) Comité Central, que llegaría tres años más tarde gracias a la aparición del misterioso Nechayev? Las diferencia entre uno y otro texto son importantes; El catecismo de 1866 afirmaba que la violencia debía dirigirse principalmente, contra las instituciones y no contra las personas. Las bajas eran inevitables. Bakunin no estaba proclamando algo que no estuviera implícito en todos los manifiestos revolucionarios de la época, donde el levantamiento no podía llevarse a cabo sin una violencia organizada. El derramamiento de sangre resultaba, por lo tanto, inevitable, pero el viejo líder no justificaba el terrorismo sistemático defendido por Nechayev y, posteriormente, por los nihilistas pertenecientes a Naródnaya Volya (La voluntad del Pueblo). A pesar de que en distintos momentos de su vida Bakunin defendió al ladrón y al criminal como enemigo del orden y un potencial aliado, afirmó que la violencia debía organizarse estrictamente, ya fuese por medio de un ejército popular revolucionario (revolución de 1848) o por comités.

Pero han pasado tres años desde aquel texto. En 1869, muy influenciado por su alianza con el recién llegado, su transformación, advertida por su colega Herzen y muchos otros, resultaba evidente. En Los principios de la revolución, un texto publicado ese mismo año al calor de El Catecismo revolucionario, encontramos una cita que bien podría haber sido suscrita por Nechayev: «No reconocemos otra acción que la destrucción, aunque admitimos que las formas en que tal acción se manifieste serán extraordinariamente variadas: el veneno, el cuchillo, la soga, etc». Todo pareció venirse abajo con la aparición del intenso Nechayev; había llegado el gran momento, y sin tiempo que perder los revolucionarios debían infiltrarse entre los sectores criminales, aprender de ellos, de su estilo de vida y determinación, dirigirlos hacia la desestabilización del Estado. Hacia el deseado fin del viejo mundo.

«El Dios ruso ya se ha vendido al vodka barato. El campesinado está borracho, las madres están borrachas, los hijos borrachos, las iglesias vacías, y en los tribunales lo que uno oye es: “O una garrafa de vodka o doscientos latigazos”. ¡Oh, que crezca esta generación! ¡Lo malo es que no podemos esperar; de lo contrario habría que permitirles emborracharse aún más! ¡Ay, qué lástima que no haya proletariado! Pero lo habrá, lo habrá».

 

 [EXTRACTO DEL CATECISMO REVOLUCIONARIO: EL LIBRO MALDITO DE LA ANARQUÍA]

 

http://exnihilo.noblogs.org/
http://nihilart.noblogs.org/
http://exnihilodistribuidora.blogspot.com.es/

RESPUESTA DE TED KACZYNSKI A ALGUNOS COMENTARIOS REALIZADOS EN GREEN ANARCHIST

RESPUESTA DE TED KACZYNSKI A ALGUNOS COMENTARIOS REALIZADOS EN GREEN ANARCHIST

 

Por Ted kaczynski[1]

 

Me gustaría comentar algunas de las afirmaciones que fueron hechas respecto al manifiesto de Unabomber en el nº 40-41 de Green Anarchist. En un artículo que aparece en las páginas 21-22, Anti-Authoritarians Anonymous escribían:

[El] retorno a modos de vida autónomos y no domesticados no se conseguiría solamente mediante la eliminación del industrialismo. Tras dicha eliminación aún seguiría habiendo dominación de la naturaleza, subyugación de las mujeres, guerra, religión, estado y división del trabajo, por citar algunas patologías sociales básicas. Es la propia civilización la que debe ser desmantelada para llegar a donde Unabomber quiere llegar.

Estoy de acuerdo con gran parte de esto. Sin embargo, hay que tener en cuenta la cuestión de la factibilidad. Como se señalaba en Indsutrial Society and Its Future (ISAIF)[2], párrafos 208-210, la sociedad moderna depende de un elevado grado de organización social. Si esta organización se viese lo suficientemente perturbada, entonces la tecnología se hundiría, como consecuencia de ello lo que quedase de la organización social colapsaría y la sociedad retornaría a un estado preindustrial. Llevaría siglos reconstruir la tecnología y la correspondiente forma de organización social. Dado que el sistema tecnoindustrial está enfermo y es probable que se ponga aún mas enfermo, su destrucción es una meta que podemos razonablemente esperar alcanzar en las próximas décadas.

Sin embargo, la eliminación de la civilización misma es una propuesta mucho más difícil, porque la civilización en sus formas preindustriales no requiere de una elaborada y altamente organizada estructura tecnológica. Una civilización preindustrial requiere solamente de una tecnología relativamente simple, cuyo elemento más importante es la agricultura.

¿Cómo se impediría que la gente practicase la agricultura? Y dado que la gente practicaría la agricultura, ¿cómo se impediría que viviesen en comunidades densamente pobladas y formasen jerarquías sociales? Es un problema muy difícil y yo no veo la forma de resolverlo.

No estoy sugiriendo que el ideal o la meta última de la eliminación de la civilización deban ser abandonados. Sólo señalo que nadie conoce ningún medio factible de alcanzar esa meta en un futuro cercano. Por el contrario, la eliminación del sistema tecnoindustrial es una meta plausible para las próximas décadas y, de forma general, podemos ver qué hacer para alcanzarla. Por consiguiente, el objetivo en que debemos fijar nuestra atención en el presente es la destrucción del sistema industrial. Una vez lo hayamos alcanzado podremos pensar en eliminar la civilización.

Incluso si la civilización no pudiese ser eliminada, la destrucción del sistema industrial supondría un gran logro. (Véase ISAIF, párrafo 184).

Primero, grandes áreas de la Tierra son inapropiadas para la agricultura, y en ausencia de tecnología moderna que haga posible el transporte de productos agrícolas, estas áreas tendrían que volver a una economía pastoril o cazadora-recolectora (suplementada, sin duda, por una limitada cantidad de comercio con las áreas agrícolas).

Segundo (como ya se sugería en ISAIF, párrafos 184 y 198), la dominación de la naturaleza que lleva a cabo el hombre moderno depende de su tecnología. La vuelta a una tecnología preindustrial reduciría enormemente la capacidad del hombre para dominar la naturaleza, aunque no la eliminaría completamente.

Tercero, a pesar de que la guerra puede existir en las sociedades no industriales, en ninguna de ellas es ni de lejos tan destructiva como la guerra moderna.

Cuarto, aunque la eliminación de la tecnología moderna no destruyese el estado necesariamente, reduciría mucho su poder.

Quinto, a pesar de que la división del trabajo puede existir en las sociedades no industriales, en tales sociedades el trabajo está mucho menos dividido que en la sociedad moderna. Es decir, el trabajo está mucho menos especializado en las sociedades no industriales.

Por tanto, la eliminación del sistema industrial, además de ser una meta realista, sería un paso muy grande en la dirección correcta. Sin embargo, aunque acabar con el industrialismo sea una meta realista, esto no necesariamente implica que dicha meta vaya a ser alcanzada fácilmente. Al contrario, es demasiado probable que ganar esta batalla nos exija el esfuerzo más extremo. No podemos permitirnos dispersar nuestros esfuerzos[3] preocupándonos de otras metas. En lugar de esto, debemos considerar la destrucción del sistema industrial como el único y exclusivo objetivo hacia el cual dirigir todos nuestros esfuerzos. (ISAIF, párrafo 200).

En el artículo “Neither Left Nor Right But Forwards”, en GA 40-41, páginas 26-27, Shadow Fox dice que según FC/Unabomber, “los verdes/primitivistas militantes deberían distanciarse activamente de los ideólogos ‘izquierdistas’. Esto inevitablemente incluye a la anticuada ideología del conflicto de clases”.

A esto se responde en un artículo sin firma, “Greens, Get Real”, en el mismo número de GA, páginas 27-28:

En ISAIF, la clase, la raza y las demás opresiones son reconocidas, auque sólo como subsidiarias de la opresión tecnológica –FC discrepa con los izquierdistas ideológicos que hacen una “causa” de la opresión de otros.

Shadow Fox era quien más cerca estuvo de interpretar correctamente el significado de ISAIF. La lucha contra el sistema industrial podría probablemente ser entendida como una guerra de clases, pero, en tal caso, no es una guerra de clases del tipo tradicional. En la guerra de clases tradicional los trabajadores luchan contra la burguesía para controlar el sistema, o para obtener una cantidad mayor de los beneficios materiales que el sistema ofrece. Por tanto, la guerra de clases tradicional es incompatible con nuestra meta, que es destruir el sistema. Las clases sociales, en el sentido tradicional, son irrelevantes para nuestro objetivo. Desde nuestro punto de vista sólo son relevantes dos clases sociales: una clase consiste en la élite tecnocrática y la otra consiste en todos los demás. La lucha en contra del sistema podría ser vista como una lucha de clases contra la élite tecnocrática, pero es mejor verla como una lucha contra la tecnología, ya que al verla como una guerra de clases nos arriesgamos a caer en la ilusión de que aquello de lo que tenemos que librarnos es meramente una clase de gente concreta. Por supuesto, si nos librásemos de la actual élite tecnocrática pero mantuviésemos la tecnología, pronto surgiría una nueva élite tecnocrática. Debemos centrarnos en la tecnología en lugar de en la clase social que la controla, de modo que nunca olvidemos que es la propia tecnología la que ha de ser eliminada.

Al eliminar la tecnología estaríamos, en cierto modo, ganando todas las guerras de clases, ya que la eliminación de la tecnología moderna destruiría la forma actual de organización social, de modo que todas las clases sociales actuales dejarían de existir. Esto no asegura que no surjan nuevas clases sociales después, pero dichas clases existirán en un tipo de sociedad completamente diferente y los problemas que presenten deberán ser tratados de un modo completamente diferente.

Insisto en que la revolución contra la tecnología no debería ir dirigida a resolver los problemas de raza, género, orientación sexual, etc. Hay varias razones para ello.

  1. Incluso si todas las desigualdades de raza, género, etc. fuesen eliminadas, ello no supondría ningún avance en dirección a la destrucción del sistema tecnoindustrial. De hecho, acabar con la discriminación racial o de género sería bueno para el actual sistema porque eliminaría conflictos que interfieren en su funcionamiento y facilitaría el proceso de integración de los negros, las mujeres, etc., para que actúen obedientemente como dientes en los engranajes de la maquinaria social.

  1. El activismo en pro de la igualdad racial y de género y de los derechos de los homosexuales desvía la atención y la energía de la meta principal, que es, repito, la destrucción del sistema tecnoindustrial.

  1. Si usted tiene un coche viejo del que quiera deshacerse, ¿se pondría a arreglarlo para que funcione mejor? Si usted se pusiese a arreglarlo, habría que sospechar que su intención de deshacerse de él no es muy sincera. Queremos deshacernos de la totalidad del sistema tecnoindustrial, así que, ¿por qué deberíamos preocuparnos de intentar parchear sus fallos? ¿Por qué deberíamos esforzarnos en dar a los negros las mismas oportunidades de convertirse en ejecutivos de una multinacional o en científicos cuando lo que queremos es un mundo en el que no haya ejecutivos de multinacionales ni científicos? Tras la eliminación del sistema puede que haya problemas de raza, género, etc. pero esos problemas deberán ser resueltos en el contexto de la nueva sociedad que exista entonces. Cualquier solución que pudiésemos plantear ahora, en el contexto de la sociedad industrial, será inútil cuando la sociedad industrial deje de existir.

Sería fútil intentar planificar ahora una sociedad no industrial libre de racismo, etc. Podemos destruir la sociedad industrial, pero no podemos predecir o controlar la forma que tomará la nueva sociedad. (Véase ISAIF, párrafos 100-108). No sabemos qué tipo de problemas raciales o de género podrán existir en la nueva sociedad o qué se podrá hacer para solucionarlos. Esos problemas deberán ser dejados para la gente que viva en esa sociedad

  1. Cualquier grupo o movimiento que haga de los problemas relativos a la raza o el género una parte importante de su programa muy probablemente atraerá gente del tipo psicológico que hemos denominado “izquierdista”. En ISAIF (párrafos 213-230) se trata extensamente el peligro que esto supone. Es esencial que los revolucionarios antitecnológicos se separen rigurosamente del izquierdismo.

  1. La gente no va a dejar de discriminar a las minorías sólo porque ustedes digan que no se debe hacer. Para acabar con la discriminación tendrían que tener algún medio de hacer que la gente ejerza y reciba un trato justo. Esto implicaría algún tipo de organización fuerte y extensa capaz de imponer ese trato, y es probable que una organización semejante acabase volviéndose ella misma tiránica y opresiva. Es más, para llevar a cabo su labor dicha organización necesitaría unos sistemas de transporte y comunicación rápidos y a larga distancia y, por consiguiente, toda la tecnología necesaria para mantener esos sistemas de transporte y comunicación; lo cual en la práctica significa que tendría que seguir conservando la totalidad del sistema tecnológico. (Véase ISAIF, párrafos 200 y 201). Por tanto, el intento de acabar con la injusticia social haría mucho más difícil deshacerse de la tecnología.

Después de que el sistema tecnoindustrial haya sido eliminado, la gente podría y debería luchar contra la injusticia allá donde se tope con ella. Si embargo, siendo realistas, no podemos esperar acabar nunca con toda la injusticia social, sólo podemos esperar atenuarla.

La injusticia social siempre ha existido, incluso en algunas sociedades primitivas, y la gente de cada sociedad ha tenido que lidiar como ha podido con sus formas particulares de injusticia. Pero el problema que el sistema tecnoindustrial representa es muchísimo mayor y completamente nuevo. O bien el crecimiento desenfrenado de la tecnología nos conducirá a un desastre de una magnitud sin precedentes en la historia de la humanidad, o bien esclavizará definitivamente no sólo el cuerpo humano, sino también la mente humana y el mundo natural (Véase ISAIF, párrafos 143, 144, 169 y 170-178). En comparación, el problema de la injusticia entendida en el sentido tradicional, queda reducido a algo insignificante. Nuestro objetivo no debe ser la justicia social sino la destrucción del sistema tecnoindustrial.

Theodore John Kaczynski

Nota final para aquellos que duden que el problema de la tecnología sea incomparablemente mayor que el viejo problema de la injusticia social:

Creo que la inteligencia artificial está a punto de triunfar. (Cougals B. Lenat, Scientific American, septiembre, 1995, página 80).

Cuando los tecnócratas se hallen armados con ordenadores de inteligencia superhumana, ¿no serán acaso capaces de anticiparse a nosotros a cada paso?

[L]os robots que nos sirvan personalmente en un futuro cercano…no [son] ciencia ficción. Tenemos la capacidad ya –todo lo que se requiere es una ingeniería sólida. (Joseph F. Engelberger, Scientific American, septiembre 1995, página 166).

Los robots y los ordenadores inteligentes harán que el trabajo humano quede obsoleto, de modo que los tecnócratas ya no necesitarán a que la gente corriente trabaje para ellos. Los ejércitos y fuerzas policiales, compuestos por robots, serán incorruptiblemente leales a sus amos, otorgando a los tecnócratas un poder absoluto sobre todos nosotros.

Para alargar nuestras vidas y mejorar nuestras mentes, necesitaremos cambiar nuestros cuerpos y nuestros cerebros…[D]ebemos imaginar modos en los que repuestos nuevos para partes del cuerpo gastadas podrían resolver nuestros problemas de mala salud…Finalmente, usando nanotecnología, sustituiremos completamente nuestros cerebros…Las ciencias necesarias para llevar a cabo esta transición ya están siendo desarrolladas…Ahora los individuos son concebidos por el azar. Algún día, en cambio, podrían ser “compuestos” según determinados deseos y diseños…Los sistemas de pensamiento ético tradicionales se centran principalmente en los individuos…Obviamente, debemos considerar también los derechos y los roles de los seres de mayor escala –tales como las superpersonas que denominamos culturas y los grandes y crecientes sistemas llamados ciencias…¿Heredarán la tierra los robots? Sí, pero ellos serán nuestros hijos. (Marvin Minsky, Scientific American, octubre, 1994, páginas 109-113).

De un modo más preciso, los robots serán los hijos de los tecnócratas que los creen. No serán hijos de ustedes ni míos.

Ralph E. Gomory, antiguo director de investigación de IBM y que ahora es presidente de la Fundación Alfred P. Sloan…tiene una sugerencia para facilitar la labor de la ciencia: hacer que el mundo sea más artificial. Los sistemas artificiales, afirma Gomory, tienden a ser más predecibles que los naturales. Por ejemplo, para simplificar los pronósticos meteorológicos, los  ingenieros podrían encerrar la tierra dentro de una cúpula transparente. (Scientific American, agosto, 1994, página 22).

Es dudoso que este proyecto en concreto vaya a ser alguna vez factible, pero da una idea del tipo de futuro que los tecnócratas nos tienen reservado.

__________________________

[1] Original en inglés: “Answer to Some Comments Made in Green Anarchist”, de Ted Kaczynski.Traducción a cargo de Último Reducto. © 1999, para el original en inglés, Theodore John Kaczynski. © 2015, para la traducción en castellano, Último Reducto. Nota del traductor.

[2] Existe traducción al castellano: La Sociedad Industrial y Su Futuro: El Manifiesto de Unabomber, Ediciones Isumatag, 2011. N. del T.

[3] “Strecht ourselves too thin” en el original. N. del t.

____________________
Fuente: http://ultimoreductosalvaje.blogspot.com

EL CRIMINAL – ALBERT LIBERTAD

EL CRIMINAL – ALBERT LIBERTAD

 

Tú eres el criminal, oh Pueblo, puesto que tú eres el Soberano. Eres, bien es cierto, el criminal inconsciente e ingenuo. Votas y no ves que eres tu propia víctima. Sin embargo, ¿no has experimentado lo suficiente que los diputados, que prometen defenderte, como todos los gobiernos del mundo presente y pasado, son mentirosos e impotentes? ¡Lo sabes y te quejas! ¡Lo sabes y los eliges! Los gobernantes, sean quienes sean, trabajaron, trabajan y trabajarán por sus intereses, por los de su casta y por los de sus camarillas. ¿Dónde y cómo podría ser de otro modo? Los gobernados son subalternos y explotados; ¿conoces alguno que no lo sea?

Mientras no comprendas que solo de ti depende producir y vivir a tu antojo, mientras soportes —por temor— y tú mismo fabriques —por creer en la autoridad necesaria— a jefes y directores, sábelo bien, también tus delegados y amos vivirán de tu trabajo y tu necedad. ¡Te quejas de todo! ¿Pero no eres tú el causante de las mil plagas que te devoran?

Te quejas de la policía, del ejército, de la justicia, de los cuarteles, de las prisiones, de las administraciones, de las leyes, de los ministros, del gobierno, de los financieros, de los especuladores, de los funcionarios, de los patrones, de los sacerdotes, de los propietarios, de los salarios, del paro, del parlamento, de los impuestos, de los aduaneros, de los rentistas, del precio de los víveres, de los arriendos y los alquileres, de las largas jornadas en el taller y en la fábrica, de la magra pitanza, de las privaciones sin número y de la masa infinita de iniquidades sociales.

Te quejas, pero quieres que se mantenga el sistema en el que vegetas. A veces te rebelas, pero para volver a empezar. ¡Eres tú quien produce todo, quien siembra y labora, quien forja y teje, quien amasa y transforma, quien construya y fabrica, quien alimenta y fecunda! ¿Por qué no sacia entonces tu hambre? ¿Por qué eres tú el mal vestido, el mal nutrido, el mal alojado? Sí, ¿por qué no eres tú tu señor? ¿Por qué te inclinas, obedeces, sirves? ¿Por qué eres tú el inferior, el humillado, el ofendido, el servidor, el esclavo?

¿Elaboras todo y no posees nada? Todo es gracias a ti y tú no eres nada. Me equivoco. Eres el elector, el votante, el que acepta lo que es; aquel que, mediante la papeleta de voto, sanciona todas sus miserias; aquel que, al votar, consagra todas sus servidumbres.

Eres el criado voluntario, el doméstico amable, el lacayo, el arrastrao, el perro que lame el látigo, arrastrándote bajo el puño del amo. Eres el sargento mayor, el carcelero y el soplón. Eres el buen soldado, el portero modelo, el inquilino benévolo. Eres el empleado fiel, el devoto servidor, el campesino sobrio, el obrero resignado a su propia esclavitud. Eres tu propio verdugo. ¿De qué te quejas?

Eres un peligro para todos nosotros, hombres libres, anarquistas. Eres un peligro igual que los tiranos, que los amos a los que te entregas, que eliges, a los que apoyas, a los que alimentas, que proteges con tus bayonetas, que defiendes con la fuerza bruta, que exaltas con tu ignorancia, que legalizas con tus papeletas de voto y que nos impones por tu imbecilidad.

Tú eres el Soberano, al que se adula y engaña. Te encandilan los discursos. Los carteles te atrapan; te encantan las bobadas y las fruslerías: sigue satisfecho mientras esperas que te fusilen en las colonias y que te masacren en las fronteras a la sombra de tu bandera.

Si lenguas interesadas se relamen ante tu real excremento, ¡oh Soberano!; si candidatos hambrientos de mandatos y ahítos de simplezas, te cepillan el espinazo y la grupa de tu autocracia de papel; si te embriagas con el incienso y las promesas que vierten sobre ti los que siempre te han traicionado, te engañan y te venderán mañana; es que tú mismo te parecer a ellos. Es que no vales más que la horda de tus famélicos aduladores. Es que, no habiendo podido elevarte a la consciencia de tu individualidad y de tu independencia, eres incapaz de liberarte por ti mismo. No quieres, luego no puedes ser libre.

¡Vamos, vota! Ten confianza en tus mandatarios, cree en tus elegidos. Pero deja de quejarte. Los yugos que soportas, eres tú quien te los impones. Los crímenes por los que sufres, eres tú quien los cometes. Tú eres el amo, tú el criminal e, ironía, eres tú también el esclavo y la víctima.

Nosotros, cansados de la opresión de los amos que nos das, cansados de soportar su arrogancia, cansados de soportar tu pasividad, venimos a llamarte a la reflexión, a la acción. Venga, un buen movimiento: quítate el estrecho traje de la legislación, lava rudamente tu cuerpo para que mueran los parásitos y la miseria que te devoran. Solo entonces podrás vivir plenamente.

¡El criminal es el Elector!

Extracto del libro “Contra los pastores, contra los rebaños”.

 

https://exnihilo.noblogs.org/

https://nihilart.noblogs.org/

CHILE: FOLLETO. “UNA CORTA VIDA DE REVUELTA VALE MÁS QUE CIEN AÑOS DE SUMISIÓN. JAVIER RECABARREN PRESENTE!”

CHILE: FOLLETO. “UNA CORTA VIDA DE REVUELTA VALE MÁS QUE CIEN AÑOS DE SUMISIÓN. JAVIER RECABARREN PRESENTE!”

 

Click en la imagen para descargar

¡¡¿11 años?!! Es lo que exclamamos al enterarnos de las ideas y las prácticas que enarbolaba el compañero Javier Recabarren. Sin duda nos sorprendió su corta edad al conocerlo a partir de las primeras formas de agitación en torno a su memoria después de que fuera atropellado y muerto por un autobús el 18 de marzo de 2015.

Con su presencia en la calles, con su capucha en manifestaciones, con su participación en disturbios y enfrentamientos con las fuerzas del orden, agitando por la liberación animal y reivindicando la anarquía, la corta vida del compañero Javier Recabarren sin duda tiene más valor que cualquier larga existencia de obediencia y sumisión.

A un año de su muerte, difundimos iniciativas de propaganda y acción a través de las cuales se ha comenzado a saludar la vida del compañero desde la memoria insurrecta. Incluimos la convocatoria a una semana de agitación realizada por compas anónimxs en marzo de 2016 en la cual se describen aspectos relevantes de la vida del Javier.

Son sus entornos más cercanos quienes tienen la tarea de compartir más sobre lo que fue su vida, sus ideas, sus contradicciones, sus apuestas por la revuelta contra el orden establecido. Quienes no le conocimos, aportamos desde nuestra posición fraterna y cómplice con todxs aquellxs que alimentan la rebelión contra el poder y toda forma de autoridad.

¡CON CLAUDIA LÓPEZ, ALEXIS GRIGOROPOLOUS, MAURICIO MORALES, JONNY CARIQUEO, SEBASTIÁN OVERSLUIJ Y JAVIER RECABARREN EN LA MEMORIA Y EN LA ACCIÓN ANTIAUTORITARIA!

¡A PROPAGAR LA OFENSIVA CONTRA TODA FORMA DE PODER!

Sin Banderas Ni Fronteras, núcleo de agitación antiautoritaria.
Chile, marzo de 2016.

CHILE: FOLLETO EN SOLIDARIDAD CON MÓNICA Y FRANCISCO

CHILE: FOLLETO EN SOLIDARIDAD CON MÓNICA Y FRANCISCO

 

En el contexto del juicio contra lxs compañerxs antiautoritarixs Mónica Caballero y Francisco Solar, difundimos edición corregida y aumentada del folleto “CONTRA LA OFENSIVA DEL ENEMIGO, NUESTRA MEJOR DEFENSA ES EL ATAQUE”.

El folleto, originalmente escrito y difundido en 2013, analiza, entre diversas aristas, el escenario comunicacional desplegado por el poder en Chile a través de su prensa servil a partir de la detención de lxs compañerxs en España, orquestada en coordinación entre los estados chileno y español.

El texto destaca también la importancia de que la solidaridad con lxs compañerxs potencie la ofensiva anárquica insurreccional contra toda forma de autoridad.

¡SOLIDARIDAD ES ACCIÓN!

Sin Banderas Ni Fronteras, núcleo de agitación antiautoritaria.
Chile. Marzo 2016
sinbanderas.nifronteras[@]riseup.net

 

Descargar

ESPAÑA: CREATIO EX NIHILO SEXTA EDICIÓN

ESPAÑA: CREATIO EX NIHILO SEXTA EDICIÓN

 

«La comodidad, la clase media, el civismo, la lógica, la sumisión consentida, la policía, las comisarias, las ciudades, las sedes políticas, el consumismo, el trabajo dignificador junto con toda esa basura posmoderna de la Era humanística de la razón del Hombre. ¡Apresuraos a quemarlo! Y condenad con vuestra danza, para ajusticiar la sociedad de los derechos otorgados, la sociedad de la servidumbre consentida, la sociedad de cadáveres.

Acercaos, hermanos, prestad atención a mi mensaje, como Hija réproba de la razón moderna. ¡Elevad vuestro Yo por encima de la sociedad de los iguales, saboread el gusto del abismo – corroed con vuestro espíritu, negación tras negación, los pilares estructurales de la civilización! – ¡Haced caed los muros de la lógica moderna, de la razón Humanística, del orden pacificador! Acercaos, hermanos, prestad atención a mi mensaje, como Hija réproba de sociedad tecno-industrial. ¡Alzad la potencia Egoísta, convertidla en el liquido inflamable que incendia la idea de Hombre Moderno!»

 

creatioClick en la imagen para descargar